Mitos y verdades sobre el ahorro de combustibles.

La idea de ahorrar más en cuanto al consumo de combustible, lleva a varios ciudadanos costarricenses a adoptar algunas medidas ahorrativas basados en mitos difundidos de forma verbal o mediante las redes sociales.

A continuación, se detallan algunos de los mitos más comunes entre los consumidores:

Mito 1: llenar el tanque por la mañana

Es posible que hayas escuchado que es mejor llenar tu tanque de combustible temprano en la mañana mientras el combustible está frío. La teoría dice que los fluidos son más densos a temperaturas más bajas, por lo que un galón de gasolina frío en realidad tiene más moléculas de gas que un galón de gasolina más caliente.

Pero la temperatura de la gasolina a medida que sale de la boquilla varía poco a lo largo del día, según Consumer Reports, por lo que hay pocos beneficios, si es que los hay, de levantarse temprano para cargar gasolina.

Mito 2: Cambia tu filtro de aire

Hacerle mantenimiento a tu automóvil es importante, pero un filtro de aire limpio no te ahorrará nada de gasolina. Los motores modernos tienen sensores de computadora que ajustan automáticamente la mezcla de aire y combustible cuando un filtro de aire obstruye el suministro de aire del motor.

Si bien la potencia del motor disminuirá levemente a medida que el filtro de aire se obstruya, la falta de rendimiento o un aumento en el consumo de combustible será insignificante, dice Consumer Reports.

Mito 3: Uso de combustible Súper

Aunque es más costosa, muchos conductores piensan que debido a que el manual de sus autos recomienda súper, obtendrán una mejor economía de combustible. Realmente, pueden estar pagando más dinero por nada.

Los autos más nuevos para los que se “recomienda” la súper –pero no se “requiere”– no sufrirán con el combustible regular. La moderna tecnología del motor vuelve al rescate.

Cuando los sensores detectan combustible regular en lugar de combustible súper, el sistema ajusta automáticamente la sincronización de la bujía. El resultado es una ligera reducción en la potencia máxima (en realidad, nunca lo notarás), pero poca o ninguna reducción en el ahorro de combustible.

Siempre revisa el manual del propietario antes de poner cualquier cosa en tu automóvil. Y si tu automóvil funciona mal con la gasolina corriente, por supuesto, vuelve a lo más costoso.

Mito 4: ¿Prender el aire acondicionado, o no?

No hay duda de que el aire acondicionado le pone un trabajo extra para el motor, aumentando el uso de combustible. Pero los aires acondicionados para automóviles son mucho más eficientes hoy en día de lo que solían ser antes. Conduciendo en la ciudad, usar el aire acondicionado reducirá el ahorro de combustible en aproximadamente 1,6 kilómetros por galón.

Mientras tanto, conducir a velocidades más altas con las ventanas bajadas aumenta considerablemente la resistencia aerodinámica. A medida que aumenta la velocidad, el arrastre se convierte en un problema, haciendo que el aire acondicionado sea la opción más eficiente a altas velocidades, afirma David Champion, jefe de pruebas de autos para Consumer Reports.